(Tangente - Escuela de Tango Argentino © 2023) +34 640 104 398 - +34 626 310 866 info@tango-tangente.es

El BLOG de Tangente

Mejorar tu Tango

La conexión

Fecha: 2023-05-09

El tango argentino es más que solo pasos y técnica; se trata de la conexión profunda que se establece con la pareja y la música. Cuando logramos una verdadera conexión, el baile se vuelve mágico y el nivel técnico pasa a un segundo plano.

Si bien es importante asistir a clases y aprender la técnica para ser más sensibles y compartir más con nuestra pareja, no es lo más relevante. Pronto nos daremos cuenta de que al bailar tango, sentimos mucho de lo que nuestra pareja está experimentando. Es mucho más placentero bailar con un principiante que se está divirtiendo que con un bailarín experimentado que se enfoca en su técnica y se olvida del resto.

Pero, ¿qué es exactamente la conexión en el tango?

Cuando los bailarines de tango hablan de conexión, generalmente se refieren a dos aspectos, y lo ideal es buscar ambos.

En primer lugar, está la conexión física, que implica mantener el contacto constante entre los pechos de ambos bailarines, incluso durante las secuencias más complicadas, como giros y ochos. Esta habilidad física se puede desarrollar a través de ejercicios de eje y disociación corporal.

En segundo lugar, está la conexión emocional, que se refiere al estado mental del bailarín o la bailarina y su disposición hacia su pareja, ya sea como líder o seguidor. Para establecer una verdadera conexión, es necesario dejar el mundo exterior atrás y concentrarse exclusivamente en la persona con la que estamos bailando. Por lo general, los seguidores tienden a hacer esto de forma automática, pero los líderes también necesitan desarrollar esta mentalidad.

CONEXIÓN EMOCIONAL: LA REGLA DEL 80/20

Cuando bailamos tango, es fácil caer en el enfoque excesivo en nosotros mismos. Queremos escuchar a nuestra pareja, pero también estamos pensando en nuestra técnica, en las miradas de las personas a nuestro alrededor, en nuestra musicalidad o en lo que nuestra pareja puede estar pensando de nosotros. Todo esto nos impide conectarnos verdaderamente.

Por lo tanto, existe una regla de oro que debemos recordar: enfocarnos en un 80% en nuestra pareja y un 20% en nosotros mismos. Esto nos ayuda a mantener el equilibrio adecuado y garantizar una conexión efectiva.

Especialmente los líderes pueden caer fácilmente en la trampa de querer dirigir de manera impecable y olvidar escuchar a su pareja. La marca de un líder experimentado es, de hecho, prestar una atención constante a su pareja.

Incluso podríamos decir que la conexión va más allá del abrazo, ya que implica conectarse con la música y con las parejas que bailan a nuestro alrededor en clases o en las milongas.

En resumen, el tango argentino se trata de esa conexión especial que establecemos con nuestra pareja y con la música. Es una danza que va más allá de los pasos y la técnica, donde la verdadera magia se encuentra en la capacidad de conectarnos emocionalmente y estar plenamente presentes en cada momento del baile.